lunes, 23 de enero de 2012

Marilyn

En sus sesenta años de vida, nunca había visto el rostro de una mujer. Su madre lo había abandonado entre paños sangrientos, en un pueblo minero y fronterizo. Cuando, a punto de extinguirse, la ambulancia lo trasladó a la ciudad, vio un cartel con la cara de Marilyn. “Entonces… Dios es una muchacha”, susurró, y su rostro pareció llenarse de luz.

5 comentarios:

  1. Hola soy el webmaster del blog http://noticiasquepensar.blogspot.com El blog esta dedicado a las noticias mas curiosas, insólitas, destacadas, divertidas e interesantes del panorama mundial, nacional y regional. Te va a gustar. SIGUEME!! Yo te empiezo a seguir a partir de YA!

    ResponderEliminar
  2. thank you so much. foosbobetr good Archive

    ResponderEliminar
  3. Gracias, May....sí, al final, parece que casi todo me sale con un broche triste...en fin.

    ResponderEliminar