domingo, 22 de abril de 2012

Domingo

Los domingos
 con un olor a ceniza en el aire,
los sofás viejos
y los hombres que fuman
camino de la barra,
donde los pájaros,
que son las manos
de las niñas que sirven café,
abren botellas cilíndricas,
de cristal como ojos de buey,
y en las mesas,
donde los codos
son espolones amputados de grasa,
que terminan                por arrastrase
                                                      por los váteres
                                                                          y los círculos,
se estanca la tristeza pesada de los hombres que fuman
y respiran cansados
como bueyes             sin ojos,
como torpes
          bueyes ciegos
que un dios colérico
dejó en la tierra a                un Noé con fuego en la boca
para que los abandonase en una playa
sin espuma,
un cieno           compacto
                                   y lento
al que no se aferran
las olas,
porque en las playas
                            de los domingos
                                                 no hay olas,
tampoco conchas,
solo hombres maduros
                      de bolsillos grandes,
que pasean su soledad
                                por plazas derrocadas
                                                               y váteres de loza marchita.

5 comentarios:

  1. Aaaa esos domingos a los que nadie se quiere aferrar, que uno lo ve pasar con tal lentitud que hasta pareciera que lo hace a propósito.

    ResponderEliminar
  2. Deprimentes domingos. Voto por que los quiten.

    ResponderEliminar
  3. el domingo arrastra su letargo, a veces pasa lento y tedioso. no es mi dia favorito.
    me gusta tu poema, estableces coordinar la metafora y la rima

    ResponderEliminar
  4. so in this blog is very nice post
    Great information to in this post
    for more information see:
    ESO Gold at http://www.esosale.com/

    ResponderEliminar